La blefaroplastia o comúnmente llamada operación de párpados, está indicada a las personas que empiezan a envejecer y esto se puede lucir en la mirada. Pues con el pasar del tiempo se empieza a notar los primeros signos de edad. También se dejan asomar las bolsas y pliegues debajo de los ojos los cuales hacen que parezca de mayor edad.

Con la blefaroplastia se puede retirar el exceso de piel y la grasa conocida como bolsas que se encuentra en los párpados superiores e inferiores. La mayoría de los pacientes son personas que pasan los 40 años, pero también existen las personas mucho más jóvenes que cuentan con este problema y desean lucir una mirada más fresca y dulce de acuerdo a su edad correspondiente.

Al momento de realizar esta operación se le aplicará anestesia local, y si fuese necesario se le podrá sedar, la realización de la cirugía es leve y la duración será de hasta 2 horas como máximo debido a que se trata de una operación ambulatoria; luego terminada la cirugía podrá regresar a su casa sin ningún problema siempre y cuando el médico lo disponga.

Al término de la operación podrá sentirse inflamada pero esto es normal y esto tendrá una duración de dos semanas más, aunque la inflamación más visible se dará durante la primera semana.

Al empezar el tercer mes después de la intervención, podrá empezar a ver los resultados y las cicatrices serán mínimas pues se volverán casi invisibles al pasar el tiempo.

Debe saber que sólo un médico especializado podrá realizar esta intervención, solo podrán operarse las personas que el médico crea conveniente pues deberá pasar exámenes previos descartando a personas que sufran de problemas de diabetes, ojo seco, enfermedades al corazón, tiroides o presión alta.

Como se mencionó al comienzo, podrá regresar a su casa siempre y cuando el médico lo autorice. Las complicaciones en este tipo de operación son poco usuales, sólo deberá seguir las indicaciones de sus médicos especialistas. Aquí le daremos algunas recomendaciones para que su post-operatorio sea más llevadero:

  • Se deberá colocar un ungüento especial para mantener lubricado los ojos.
  • Lo mejor es mantener la cabeza en posición elevada luego de la operación.
  • Colocar compresas frías en la zona para ayudar a bajar la inflamación.
  • Llevar gafas oscuras durante algunas semanas y protector solar en la zona de la operación.
  • Pasado un mes después de la operación estará completamente recuperado.

La realización de esta operación es bastante sencilla, pues le devolverá la confianza y podrá lucir una mirada más joven y lo mejor es que se verá todo muy natural. No olvide que deberá acudir a un lugar de confianza y de prestigio contando con médicos que podrán brindarle el mejor tratamiento de acuerdo a los exámenes que se le realice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario